jueves, 5 de noviembre de 2009

Espiando futuros mutilados

2 comentarios:

MONA dijo...

A veces pareciera que la transgresión (tan idolatrada en estos tiempos posmodernos) alcanza hasta lo que pone en riesgo la propia vida. Creo que no nos queremos ni a nosotros mismos. La prueba está dada en que ocupamos primer lugar en el mundo en cantidad de muertos, producto de accidentes de tránsito. Somos campeones... ¿orgullo, no?
Saludos

G4þRI€L dijo...

la ignorancia no shace campeones, pero el cambio lleva tiempo